Seguidores

jueves, 11 de enero de 2018

La dictadura de la fantasía

Hugo Friedrich: La estructura de la lírica moderna, Seix Barral, Barceloba 1974:
 
el tiempo inte­rior constituirá el refugio de una lírica que huye de la congoja de la realidad.

Rousseau logró también en muchas otras obras suyas esa supresión de la diferencia entre fantasía y realidad. Sólo la fantasía, dice en la  Nouvelle Hcloise, puede darnos la felicidad; la realización, en cambio, la mata. “El país de la ilusión es el único del mundo que merece ser habitado; es tal la nulidad de la naturaleza humana que sólo le resulta bello aquello que no es” (VI, S). A ello se añade el concepto de fantasía creadora, que partiendo de la disposición del sujeto, es capaz de crear lo no existente y aun de situarlo por encima de lo existente (Confessions, II, 9). Jamás se valorará como es debido la importancia semejante frases para la poesía futura. No obs­tante, Rousseau habla impulsado por un sentimen­talismo de la felicidad teñido de matices personales. Si lo eliminamos, veremos que la fantasía lia sido audazmente elevada a la categoría de potencia que, aun sabiendo lo engañosas que son sus cualidades,quiere por convicción que la nada —que Rousseau entiende todavía como negación cu el sentido moral — no permita otra actividad del espíritu que la imaginaria: sólo ésta satisface la necesidad de reve­lación de lo más íntimo. Con ello se suprime la obli­gación de medir los productos de la fantasía con la realidad. La fantasía se ha convertido en absoluta.

Y así la volveremos a encontrar en el siglo xix, exas­perada hasta erigirse en dictadora y definitivamente liberada de los matices sentimentales que tuviera en Rousseau.

(…)

el genio — dice (Diderot)— tiene derecho a la brutalidad e incluso al extravío; precisamente los más sorprendentes y desagradables de éstos son los que arrebatan; el genio irradia erro­res que deslumbran; arrebatado por el vuelo de águi­la de sus ideas, el genio construye edificios a los que la razón no alcanzaría jamás; sus creaciones son combinaciones libres, que él ama como si fueran poe­mas; sus posibilidades van mucho más allá que el mero producir o descubrir, y por lo mismo “para el genio, los términos de verdad o mentira han dejado de tener valor preciso”. En los párrafos que extrac­tamos se recurre con frecuencia al concepto de fanta­sía, que es la fuerza motriz del genio. Lo que se con­cede a éste se concede también a aquélla: uno y otra son libres movimientos de las fuerzas espirituales, cuya calidad sólo se mide según las dimensiones de las imágenes creadas, según la eficacia de las ideas, segúu una dinámica pura ya no supeditada al contenido, que ha dejado tras sí las diferencias entre bien y mal, verdad y mentira. El paso que desde aquí ha­brá que dar para llegar a la fantasía como dictadora de la poesía posterior, tampoco será muy largo.
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario