Seguidores

domingo, 22 de noviembre de 2015

prudencia, discreción y aviso


En la novela El curioso impertinente, inserta en Quijote I (33-35), leemos "respondió Lotario con tanta prudencia, discreción y aviso, que Anselmo quedó satisfecho de la buena intención de su amigo". Si rastreamos en el Tesoro de la lengua castellana o española de Sebastián de Covarrubias, podemos llegar a alguna conclusión:

Prudente: el hombre sabio y reportado, que pesa todas las cosas con mucho acuerdo. Reportado: el hombre de buen seso. Reportarse: volver uno sobre sí y refrenar su cólera.
Discreción, la cosa dicha o hecha con buen seso (tómase el seso por el juicio y la cordura).
Aviso: la advertencia o discreción. Avisar: advertir. Avisar para adelante, escarmentar.

Parece que la virtud es la virtud que engendra la discreción. Y que el aviso es la cualidad del discreto, su norte en el hablar y en el obrar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada