Seguidores

viernes, 31 de mayo de 2013

Que un gobierno imponga su modelo educativo es un abuso de poder


A los gobiernos compete garantizar el derecho a una educación digna, el establecimiento de centros educativos, la provisión de plazas docentes, impedir que nadie quede sin escolarizar por problemas económicos... pero no tiene derecho a imponer ningún modelo educativo. Puede exigir un porcentaje de conocimientos mínimos, pero no diseñar planes de estudios totalizantes que sustraen la capacidad de elección. El gobierno de turno impone sus filias y sus fobias, sus paranoias pedagógicas, frecuentemente su ignorancia e incompetencia. La LOGSE quita la obligatoriedad del latín. La LOMCE suprime la obligatoriedad de la Historia de la Filosofía. Cada centro educativo debería tener un margen para ser lo que quiera ser, para ofrecer un modelo educativo determinado, sin imposiciones verticales. Si un centro decide enseñar a pensar, debe poder hacerlo; si un centro decide adiestrar en habilidades, debe poder hacerlo. Si un centro decide que todos sus alumnos cursen al menos un año de latín, debe poder hacerlo. Libertad, no dirigismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada