Seguidores

viernes, 15 de febrero de 2013

decisionem magni momenti pro Ecclesiae vita


Fratres carissimi

Non solum propter tres canonizationes ad hoc Consistorium vos convocavi, sed etiam ut vobis decisionem magni momenti pro Ecclesiae vita communicem. Conscientia mea iterum atque iterum coram Deo explorata ad cognitionem certam perveni vires meas ingravescente aetate non iam aptas esse ad munus Petrinum aeque administrandum.

Bene conscius sum hoc munus secundum suam essentiam spiritualem non solum agendo et loquendo exsequi debere, sed non minus patiendo et orando. Attamen in mundo nostri temporis rapidis mutationibus subiecto et quaestionibus magni ponderis pro vita fidei perturbato ad navem Sancti Petri gubernandam et ad annuntiandum Evangelium etiam vigor quidam corporis et animae necessarius est, qui ultimis mensibus in me modo tali minuitur, ut incapacitatem meam ad ministerium mihi commissum bene administrandum agnoscere debeam. Quapropter bene conscius ponderis huius actus plena libertate declaro me ministerio Episcopi Romae, Successoris Sancti Petri, mihi per manus Cardinalium die 19 aprilis MMV commisso renuntiare ita ut a die 28 februarii MMXIII, hora 20, sedes Romae, sedes Sancti Petri vacet et Conclave ad eligendum novum Summum Pontificem ab his quibus competit convocandum esse.


Fratres carissimi, ex toto corde gratias ago vobis pro omni amore et labore, quo mecum pondus ministerii mei portastis et veniam peto pro omnibus defectibus meis. Nunc autem Sanctam Dei Ecclesiam curae Summi eius Pastoris, Domini nostri Iesu Christi confidimus sanctamque eius Matrem Mariam imploramus, ut patribus Cardinalibus in eligendo novo Summo Pontifice materna sua bonitate assistat. Quod ad me attinet etiam in futuro vita orationi dedicata Sanctae Ecclesiae Dei toto ex corde servire velim.


Ex Aedibus Vaticanis, die 10 mensis februarii MMXIII



Hermanos queridísimos:

Os he convocado a este consistorio no solo por tres canonizaciones, sino también para comunicaros una decisión de gran importancia para la vida de la Iglesia. Habiendo interrogado mi conciencia repetidas veces delante de Dios he llegado a la certeza de que mis fuerzas por el peso de la edad no son ya adecuadas para cumplir debidamente el oficio de Pedro.

Soy bien consciente de que este oficio esencialmente espiritual debe llevarse a cabo no solo con obras y palabras, sino no menos sufriendo y orando. Sin embargo en nuestro mundo actual sometido a rápidos cambios y perturbado por asuntos de gran peso para la vida de la fe es necesario  cierto vigor corporal y espiritual para gobernar la nave de San Pedro y también para anunciar el Evangelio; en los últimos meses este vigor está disminuyendo en mí de tal modo que debo reconocer mi incapacidad para cumplir bien el ministerio que me ha sido confiado. Por tanto, bien consciente de la importancia de este acto declaro con plena libertad que renuncio al ministerio de Obispo de Roma, sucesor de San Pedro, confiado de manos de los cardenales el 19 de abril de 2005 de modo que desde el 28 de febrero de 2013 a las 20 horas, quedará vacante la sede de Roma, sede de San Pedro, y las personas competentes deberán convocar el cónclave para la elección de un nuevo Sumo Pontífice.

Hermanos queridísimos, de todo corazón os doy las gracias por todo el amor y el trabajo con los que habéis compartido el peso de mi ministerio y pido perdón por todos mis defectos. Ahora, en fin, confiamos la Santa Iglesia de Dios al cuidado de su Supremo Pastor, nuestro Señor Jesucristo e imploramos a su santa Madre, María, que asista con su materna bondad a los cardenales en la elección del nuevo Sumo Pontífice. Por lo que a mí respecta también en el futuro quisiera servir con todo el corazón a la Santa Iglesia de Dios en una vida dedicada a la oración.

Vaticano, 10 de febrero de 2013



PAPA BENEDICTO XVI
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario