Seguidores

viernes, 8 de junio de 2012

el científico es el nuevo sacerdote

7. Philip Wheelwright, Metáfora y realidad, Espasa-Calpe, Madrid, 1979.
"¿Es la verdad necesariamente exacta? En una época tecnológica, es probable que una respuesta afirmativa parezca a muchos evidente; pero tal respuesta se limita a expresar un prejuicio colectivo de nuestro tiempo, de un tiempo en que el científico es el nuevo sacerdote". (41) "Lo que realmente importa en una metáfora es la profundidad psíquica a la que las cosas del mundo, reales o fantásticas, son transportadas por la serena vehemencia de la imaginación. El proceso de transmutación que ello implica puede ser descrito como un movimiento semántico, y su idea va implícita en la propia palabra “metáfora”, ya que el movimiento (phora) que el término connota es de naturaleza semántica: el doble acto imaginativo de sobrepasar lo obvio y combinar que es el rasgo esencial del proceso metafórico. Estos dos principales elementos de la actividad metafórica resultan más eficaces cuando se refuerzan mutuamente; lo que acaso suceda siempre en uno u otro grado, al menos de manera implícita. Pero como medio de comprender sus respectivas aportaciones cabe examinarlos por separado, distinguiéndolos previamente por los nombres de “epifora” y “diáfora”, la primera referida a la superación y extensión del significado mediante la comparación, la segunda a la creación de nuevos sentidos mediante la yuxtaposición y la síntesis". (72-73) "Cualquier grado significativo del pensamiento es imposible sin lenguaje, como el lenguaje lo es a su vez sin actividad metafórica patente o velada". (129)

No hay comentarios:

Publicar un comentario