Seguidores

miércoles, 26 de mayo de 2021

Docilidad

 Homilía El gran desconocido (San Josemaría)

Para concretar, aunque sea de una manera muy general, un estilo de vida que nos impulse a tratar al Espíritu Santo –y, con El, al Padre y al Hijo– y a tener familiaridad con el Paráclito, podemos fijarnos en tres realidades fundamentales: docilidad –repito–, vida de oración, unión con la Cruz.

Docilidad, en primer lugar, porque el Espíritu Santo es quien, con sus inspiraciones, va dando tono sobrenatural a nuestros pensamientos, deseos y obras. El es quien nos empuja a adherirnos a la doctrina de Cristo y a asimilarla con profundidad, quien nos da luz para tomar conciencia de nuestra vocación personal y fuerza para realizar todo lo que Dios espera. Si somos dóciles al Espíritu Santo, la imagen de Cristo se irá formando cada vez más en nosotros e iremos así acercándonos cada día más a Dios Padre. Los que son llevados por el Espíritu de Dios, esos son hijos de Dios (Rom VIII, 14.).

 dócil

Del lat. docĭlis.

1. adj. Suave, apacible, que recibe fácilmente la enseñanza.

2. adj. obediente.

3. adj. Dicho de un metal, de una piedra o de otra cosa: Que se deja labrar con facilidad.

Docilis<doceo: dispuesto a ser enseñado.

Apuleyo: prudentiam indocilitas inpugnat

Cicerón

Dociles audi-

tores faciemus, si aperte et breviter summam causae

exponemus, hoc est, in quo consistat controversia. nam

10

et, cum docilem velis facere, simul attentum facias

oportet. nam is est maxime docilis, qui attentissime est

paratus audire.

El Magisterio de la Iglesia (Catecismo)

87 Los fieles, recordando la palabra de Cristo a sus Apóstoles: “El que a vosotros escucha a mí me escucha” 18, reciben con docilidad las enseñanzas y directrices que sus pastores les dan de diferentes formas.

2037 La ley de Dios, confiada a la Iglesia, es enseñada a los fieles como camino de vida y de verdad. Los fieles, por tanto, tienen el derecho 10 de ser instruidos en los preceptos divinos salvíficos que purifican el juicio y, con la gracia, sanan la razón humana herida. Tienen el deber de observar las constituciones y los decretos promulgados por la autoridad legítima de la Iglesia. Aunque sean disciplinares, estas determinaciones requieren la docilidad en la caridad.

1831 Los siete dones del Espíritu Santo son: sabiduría, inteligencia, consejo, fortaleza, ciencia, piedad y temor de Dios. Pertenecen en plenitud a Cristo, Hijo de David 54. Completan y llevan a su perfección las virtudes de quienes los reciben. Hacen a los fieles dóciles para obedecer con prontitud a las inspiraciones divinas. «Tu espíritu bueno me guíe por una tierra llana» 55. «Todos los que son guiados por el Espíritu de Dios son hijos de Dios (…) Y, si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos de Cristo» 56.




sábado, 15 de mayo de 2021

La única originalidad valiosa es aquella que supera la tradición (Gadamer)

 El mundo moderno, en el que lo original es venerado, olvida con demasiada facilidad que la única originalidad valiosa es aquella que supera la tradición.



jueves, 13 de mayo de 2021

La nostalgia de la infancia

La nostalgia de la infancia dejó paso

a una madura esperanza


el cuarto oscuro con ribetes soleados

junto al cuadro ladeado de las noches de insomnio

la frescura de su rictus y los pies rojos

abrieron el alma a un sueño sin fin

del que nunca se despierta y siempre

se desnuda en un abrir y cerrar de ojos

que esconde nuestra risa.




Stelios Karayanis traduce al griego más poemas de El corazón de la libélula, de Antonio Barnés

 I

 

el ciego Homero teje su poema

noche y día componiendo versos

diferentes e iguales y pintando

la fría luna y el tórrido sol sobre

los campos de Troya y los mares

del sur

sin ver es capaz de dibujar maravillosos

contornos colores luces y atardeceres

quién nos diera ceguera para mirar

lo que se esconde tras la piel

lo que subyace en el corazón de la libélula

 

ο τυφλός Όμηρος υφαίνει το ποίημά του
νύχτα και μέρα συνθέτοντας στίχους
διαφορετικούς και όμοιους ζωγραφίζοντας
την παγερή σελήνη και τον διάπυρο ήλιο πάνω
απ’ τις πεδιάδες της Τροίας και τις θάλασσες
του Νότου
δίχως να βλέπει είναι ικανός να σχεδιάζει θαυμάσια
περιβάλλοντα χρώματα φώτα και απόβραδα
ποιος θα μας έδινε την τυφλότητα για να δούμε
αυτό που κρύβεται πίσω απ’ το δέρμα
αυτό που κατοικεί μες στην καρδιά της λιμπελούλας

 

 

II

 

No llega tu ángel, Ifigenia

que descubra tus bellos ojos

cubiertos por la venda

que desate tus manos delicadas

y libere tus pies de las argollas

para que bailen sobre los talones.

No llega tu ángel, Ifigenia

que frene el puñal sobre

tu pecho

que busque un cabrito

para el sacrificio.

Ifigenia, no llega tu ángel ¿me dejas serlo?

 

Δεν έρχεται ο άγγελός σου, Ιφιγένεια για να ανακαλύψει  τα ωραία σου μάτια τα καλυμμένα με τον επίδεσμο

Να λύσει τα ντελικάτα σου χέρια και να ελευθερώσει τα πόδια σου από τις  αλυσίδες για να χορέψουν  για να χορέψουν πάνω στις φτέρνες σου. Δεν έρχεται ο άγγελός σου Ιφιγένεια

να σταματήσει το μαχαίρι πάνω στο στήθος σου

να ψάξει ένα ερίφιο  για τη θυσία. Ιφιγένεια , δεν έρχεται ο άγγελός σου Με αφήνεις εμένα να είμαι?

 

 


III

 

Deja que cada poeta hable con su voz

tú habla con la tuya

deja que aquella se ría para parecer feliz

tú sé feliz y basta

y no busques el aplauso.

Deja que ella ironice con su increencia

tú sigue creyendo: tantummodo crede

como gritaba aquel.

Deja que ella se llame posmoderna

si le ilusiona la etiqueta.

 

Άσε τον κάθε ποιητή να μιλήσει με τη δική του φωνή εσύ μίλα με τη δική σου

Άφησε εκείνη να γελάσει για να νομίζεις ότι είναι ευτυχισμένη εσύ να είσαι ευτυχής αυτό αρκεί

και μη ψάχνεις το χειροκρότημα.

Άσε εκείνη να ειρωνεύεται με την απιστία της κι εσύ συνέχισε να πιστεύεις: μόνο πίστευε όπως εκείνη  κραύγαζε.

Άφησε εκείνη να αυτοαποκαλείται μεταμοντέρνα αν  την ενθουσιάζει η ετικέτα.

 

 

IV

 

Si el poema te llega hazme una señal a las 12

si el poema no es solo monólogo

sino un grito interior

una desesperada llamada

haz la señal

si el poema es una brisa que

alcanza los oídos del cuerpo

o los del alma

si las palabras son más

que trazos redondeados

dibujos minimalistas

y huecos

haz la señal

 

Αν το ποίημα σου έρθει στείλε μου ένα μήνυμα στις 12

αν το ποίημα δεν είναι μόνο ένας μονόλογος

αλλά μια εσωτερική κραυγή

μια απελπισμένη κλήση

στείλε μου το μήνυμα

αν το ποίημα είναι μια θαλάσσια  αύρα που

φθάνει ως τ’ αυτιά του κορμιού

η της ψυχής

αν οι λέξεις είναι κάτι περισσότερο

από γραμμές στρογγυλεμένες

μινιμαλιστικά σχέδια

και κενά

στείλε  μου το μήνυμα

 

V

 

cuando estás a solas con tus palabras

fluyen como los ríos

se estiran y represan

bailan en los meandros

caen por las cascadas

se detienen

vuelven hacia atrás

cuando estás a solas con tus palabras

nacen firmes los vocablos

como niños robustos

y se disparan hacia arriba y hacia abajo

con la rienda de tu inteligencia

cuando estás a solas con tus palabras

esculpes con sonido celestial

los fonemas y morfemas

la sintaxis expandida y acortada

según tu intuición mágica

cuando estás a solas con tus palabras

entonces

όταν είσαι μόνος με τις λέξεις σου

ρέουν σαν τα ποτάμια

ανακλαδίζονται και  συγκρατιούνται

χορεύουν μες στους μαιάνδρους

πέφτουν απ’ τους καταρράκτες

σταματούν

γυρνάνε προς τα πίσω

όταν είσαι μόνος με τις λέξεις σου

γεννιούνται σταθερά τα φωνήεντα

σαν τροφαντά μωρά

και εκτοξεύονται προς τα πάνω και προς τα κάτω

με το χαλινάρι της διάνοιάς σου

όταν είσαι μόνος με τις λέξεις σου

λαξεύεις με ουράνιο ήχο

τα φωνήματα και τα μορφήματα

την αναπτυγμένη και συντομευμένη σύνταξη

σύμφωνα με τη μαγική σου διαίσθηση

όταν είσαι μόνος με τις λέξεις σου

τότε 

 

 

VI

 

Es perfecta tu imperfección

y maravillosa tu vulgaridad

te equivocas o eres poco precisa

espléndido error

o pides perdón ante la falta

que sin mala voluntad

no lo dudo cometiste

tu contingencia es manifiesta

tu espacio limitado

tus posibilidades mermadas

tu caducidad anunciada

y por eso

precisamente

eres perfecta en tu imperfección

 

Eίναι τέλεια η ατέλειά σου  και θαυμάσια η χυδαιότητά σου

Λαθεύεις η είσαι λίγο ακριβής λαμπρό λάθος

η ζητάς συγνώμη για το λάθος  που δίχως κακή πρόθεση δεν το αμφιβάλω στο οποίο υπέπεσες

είναι δηλωμένη ο χώρος σου περιορισμένος

οι δυνατότητές σου  περιορισμένες η ημερομηνία λήξης σου  αναγγελμένη και γι αυτό

ακριβώς είσαι τέλεια

       μέσα στην ατέλειά σου

 

 

VII

 

mirar como si no se hubiera mirado

hablar como si fuera la primera vez

no reconocer la calle del inicio

balbucear sabiendo decir versos

ser nueva de nuevo

 

να κοιτάς σαν να μην είχες κοιτάξει  να μιλάς σαν να ήταν η πρώτη φορά

να μην αναγνωρίζεις το δρόμο της αρχής

 να ψελλίζεις ξέροντας ότι θα προφέρεις στίχους

να είσαι νέα  και πάλι

 

 

VIII

 

Son hermosas las colinas pero

¿y si un terremoto las aplana?

Son hermosos los árboles pero

¿y si un huracán los abate?

Es hermosa la corriente pero

¿y si la sequía la deshace?

Es hermosa la nube pero

¿y si el sol la difumina?

Quizás el terremoto, el huracán,

la sequía y el sol...

Quizás la tierra, el viento,

el agua y el calor...

Abraza mirando al infinito.

 

Είναι όμορφοι οι λόφοι αλλά

αν ένας σεισμός τους ισοπεδώσει? Είναι όμορφα τα δέντρα αλλά ¿αν ένας τυφώνας  τα τσακίσει?

 

Είναι όμορφο το ρεύμα αλλά ¿αν η ξηρασία το εξαφανίσει? Είναι όμορφο το σύννεφο αλλά  ¿ αν ο ήλιος το διαπεράσει ?

Ίσως ο σεισμός, ο τυφώνας, η ξηρασία και ο ήλιος ...

Ίσως η γη, ο άνεμος, το νερό και η ζέστη...

Αγκάλιασε κοιτάζοντας το απέραντο

 

 

IX

 

¿Adónde te escondiste, amado

y me dejaste con gemido?

Como el ciervo huiste

habiéndome herido.

 

Lo que ni se ve,

ni se toca,

ni se oye,

ni se huele,

ni se gusta.

Más está, más es.

Porque es más Ser

porque es el Ser,

porque es el único

ser subsistente.

 

¿Που κρύφτηκες, αγαπημένε

Και με άφησες μες στο σπαραγμό ? Όπως το ελάφι δραπέτευσες  έχοντάς με πληγώσει.

αυτό που δε φαίνεται,

ούτε αγγίζεται,

ούτε ακούγεται,

ούτε μυρίζει,

ούτε αρέσει.

αλλά υπάρχει, αλλά είναι.

γιατί είναι περισσότερο Είναι

γιατί είναι το Είναι,

γιατί είναι μοναδικό

ον ενυπάρχον.

 

bufa el toro y la arena

por los aires salta te ciega el albero y hocica el animal y patalea es la idea la que salta por los aires

y trata de vencer por su concepto tanto idealismo que desprecia el hecho

 

ρουθουνίζει ο ταύρος και η άμμος

σηκώνεται ψηλά με τον αέρα σε τυφλώνει η σκόνη και σκάβει με το ρύγχος του το ζώο  και ποδοκροτεί είναι η ιδέα που ανεβαίνει μες στον αέρα

και που προσπαθεί να νικήσει με το νόημά της τον κάθε ιδεαλισμό που υποβαθμίζει το γεγονός

 

al fondo del bar varios chacales se [disputan carroña

sangre destila de sus bocas mientras uno [grita

acabada la carne sacan libros y arrancan [páginas

y con chinchetas las clavan en los [hombres

en sus pechos sus nalgas o sus piernas

claman y claman

y otro grita

las ninfas ríen y se contonean ajenas al espectáculo

y patinan sobre la sangre derramada

 

 

Στο βάθος του μπαρ διάφορα τσακάλια τσακώνονται σκοτωμένο

αίμα στάζει απ’ τα στόματά τους ενώ ένα ουρλιάζει

τελειώνοντας με το κρέας βγάζουν βιβλία  και σκίζουν σελίδες

και με συνδετήρες τις καρφώνουν στους ανθρώπους στα στήθη τους

στα κωλομέρια τους  η στις γάμπες τους

ουρλιάζουν και ουρλιάζουν

κι ένα άλλο κραυγάζει

οι νύμφες γελούν και  λικνίζονται  ξένες προς το θέαμα

και πατινάρουν πάνω στο χυμένο αίμα


 

En medio del bosque un claro circular rodeado de tupidos árboles

decenas de libélulas lo iluminan a media [altura

cojo una rama y de pronto cae sobre mí una hada

me hundo medio cuerpo en el suelo pero no he sentido dolor

como si la tierra fuera movediza el hada se pliega a poca distancia ovillada sobre sí

y entrecruzando sus piernas

yo me levanto y me marcho de puntillas y me pierdo entre los árboles


 

Καταμεσής του δάσους ένα στρογγυλό ξέφωτο περικυκλωμένο από  de tupidos δέντρα

δεκάδες από λιμπελούλες το φωτίζουν ως τα μισά 

πιάνω ένα κλαδί και ξαφνικά πέφτει πάνω μου μια θεά

βυθίζομαι ως τη μέση μέσα στο χώμα  αλλά δε νιώθω κανένα πόνο

σαν το έδαφος να είχε κινηθεί  η θεά  υποχωρεί σε μικρή απόσταση κουβαριασμένη

και με σταυρωμένες  τις γάμπες της

έγώ σηκώνομαι και φεύγω πατώντας    στις μύτες των ποδιών μου και εξαφανίζομαι μέσα στα δέντρα

 

Cada vez que abres la boca un abismo de belleza

se difunde por el mundo. Cada vez que abres la boca un hálito divino se clava en nuestras almas.

Cada vez que abres la boca la música se enseñorea de nosotros.

Cada vez que abres la boca dejas de ser algo

y te conviertes en alguien.


 

Κάθε φορά που ανοίγεις το στόμα σου μια άβυσσος ομορφιάς 

διαχέεται στον κόσμο. Κάθε φορά που ανοίγεις το στόμα σου μια θεϊκή πνοή  αγγίζει τις ψυχές μας.

Κάθε φορά που ανοίγεις το στόμα σου η μουσική γίνεται δική μας.

Κάθε φορά που ανοίγεις το στόμα σου παύεις να είσαι κάτι

Και μετατρέπεσαι σε κάποιον

 

Siempre corriendo te vas como Cenicienta pero sin dejar

un zapato de cristal

Siempre tienes prisa

como libélula

que ha de dar

toda su brisa al mar

 

Φεύγεις πάντα τρέχοντας  σαν Σταχτοπούτα αλλά δίχως να αφήσεις πίσω σου

ένα γυάλινο γοβάκι

Είσαι πάντα βιαστική

σαν μια λιμπελούλα

που έχει να δώσει

όλη την αύρα της στη θάλασσα

 

libélulas tersas

que acarician

las medusas

y las besan

 

λιμπελούλες στιλπνές

που θωπεύουν

τις μέδουσες

και τις φιλούν

 

la  medusa se desliza por el agua y se estira y se contrae sin peso

sube y baja y rodea

otras medusas

que balancean

sus colas sus entretelas

la medusa ya prolonga su estadía se embadurna en todo el mar

y palpa las espumas de los astros reflejados en la sal

que hacen caer sus lunas sus fallas y sus dunas

las libélulas suben y bajan se estiran y mojan sus alas

 

Η μέδουσα γλιστρά μες στο νερό τεντώνεται και συστέλλεται δίχως βάρος

ανεβαίνει κατεβαίνει και κυκλώνει

άλλες μέδουσες

που ταλαντεύουν τις ουρές τους

τις μεμβράνες τους

η μέδουσα πια παρατείνει τη διαμονή της πασαλείβεται μες στη θάλασσα

και ψαχουλέυει τους αφρούς των άστρων που αντανακλώνται στο αρμυρό νερόy

που κάνουν να πέφτουν τα φεγγάρια τους  τα ψήγματά τους και οι θίνες τους

οι λιμπελούλες ανεβοκατεβαίνουν απλώνονται και τεντώνουν τα φτερά τους


 

no somos uno

tú y yo

ni siquiera Dios

es uno uno

sino uno y trino

no somos uno

yo no soy tú

tú no eres yo

pero

tú eres

lo mejor

para mi yo

prefiero

tu felicidad

misterio

tesoro

belleza

primor

todo tú

solo tú

la salida

el éxtasis

de mi yo

 

δεν είμαστε ένας

εσύ κι εγώ

ούτε φυσικά ο Θεός

είναι ένας

αλλά ένας και τρισυπόστατος

δεν είμαστε ένας

εγώ δεν είμαι εσύ

εσύ δεν είσαι εγώ

αλλά

εσύ είσαι

το καλύτερο

για μένα

προτιμώ

την ευτυχία σου

μυστήριο

θησαυρό

ομορφιά

μεράκι

όλα εσύ

μόνο εσύ

η έξοδος

η έκσταση

του εγώ μου

 

A Fran Ruiz Antón

 

-desnudez de Dios

que reclama un abrazo

de abrigo y unos besos

de calor

desnudez de Dios

que suplica

mi arrope

mi arrullo

mi nana

mi biberón

 

Στον Φραν Ρουίθ Αντόν

 

Γύμνια του Θεού

που απαιτεί μια προστατευτική

αγκαλιά

και κάποια

καυτά φιλιά

γύμνια του Θεού

που ικετεύει

το νέκταρ μου

το νανούρισμα μου

τη νταντά μου

το μπιμπερό μου

 

preferible el silencio

a la palabra que abre heridas el humo amarillo

al graznar de la corneja

la bilis vacía

sobre el estómago ahíto

la brisa faríngea

al calor de las esfinges el pelo de las patas aplastadas sobre el pecho y el rabo

que tintinea sin saberlo


 

προτιμότερη η σιωπή

από τη λέξη που ανοίγει πληγές ο κίτρινος καπνός

από το κρώξιμο της κουρούνας

η άδεια χολή

πάνω απ’ το χορτάτο στομάχι

η δροσιά στο φάρυγγα

από τη ζέστη των σφιγγών το μαλλί απ’ τις πατούσες  πάνω στο στήθος και η ουρά

που κουδουνίζει δίχως να το ξέρει

 

La eternidad es un chispazo de asombro, llena de plenitud el alma en un soplo dejándola móvil e inmóvil.

La libélula parece que camina pero vuela, parece que vuela pero camina. Se detiene para remojar sus alas en el estanque. Está sin estar

se queda yéndose llega para marcharse se muestra para hacerse invisible mira al suelo con su mente en el horizonte

pisa la tierra pero su cabeza roza el cielo.

¡Oh libélula libélula libélula!


 

Η αιωνιότητα είναι μια σπίθα της έκπληξης, πληρώνει την ψυχή με μια μόνο πνοή αφήνοντας της κινούμενη και ακίνητη.

Η λιμπελούλα μοιάζει να περπατά αλλά πετά, μοιάζει να πετά αλλά βαδίζει. Σταματά para για να δροσίσει τα φτερά της στη δεξαμενή. Υπάρχει χωρίς να υπάρχει

μένει φεύγοντας φτάνει για να αναχωρήσει παρουσιάζεται για να γίνει αόρατη κοιτά στη γη με το νου της στον ορίζοντα

πατάει στο χώμα αλλά το κεφάλι της ροδίζει τον ουρανό.

Ω λιμπελούλα λιμπελούλα λιμπελούλα!

 

La libélula deposita su néctar húmedo y templado en un instante oscuro

y silencioso que se hace eterno. La libélula detiene su vuelo por un segundo

parece que muere cuando da vida, tensa sus alas.

Lo hace en silencio aun en medio de una muchedumbre ruidosa.

La libélula se arrepiente de su néctar que ya dejó y floreció y polinizó

y sembró su savia de clorofila y gotas de rocío.

El momento y lo eterno poseen la misma duración.

 

Η λιμπελούλα αποθηκεύει το υγρό και τρεμάμενο της νέκταρ  σε μια σκοτεινή και σιωπηλή στιγμή που γίνεται αιώνια. Η λιμπελούλα σταματά την πτήση της για μια στιγμή

Φαίνεται να πεθαίνει όταν δίνει ζωή, τεζάροντας τα φτερά της.

Το κάνει μες στη σιωπή κι ακόμα ανάμεσα σε ένα θορυβώδες πλήθος .

Η λιμπελούλα μετανιώνει για το νέκταρ της που πια άφησε  και άνθισε  και επικονίασε

και έσπειρε  την ικμάδα της χλωροφύλλης της με τις σταγόνες της δροσιάς.

Η στιγμή και η αιωνιότητα έχουν την ίδια διάρκεια.

 


jueves, 6 de mayo de 2021

Ávila, 18-20 de junio de 2021: "Diálogo y la búsqueda: Dios, literatura y mundo". Abierto el plazo de inscripción.


 La Cátedra del "Diálogo y la búsqueda: Dios, literatura y mundo" es una iniciativa fruto del trabajo en conjunto entre el CITeS-Universidad de la Mística, de Ávila, y la Asociación "Proyecto Dios en la Literatura Contemporánea", constituida en Madrid. La Cátedra nace como una apuesta alegremente decidida por un modo dialógico y fraternal de concebir y llevar a cabo la actividad académica, entendiendo que ésta o se dirige cabalmente a la vida -honrando el papel constitutivo de la alteridad en cualquier sana experiencia de ella- o no va hacia ninguna parte.

La Cátedra, que tendrá su primera edición del 18 al 20 de junio de 2021, ofrece diferentes sesiones donde dos destacados profesores de áreas tales como la poesía, la filosofía, la literatura, la mística, las religiones y el cine dialogarán entre sí y con los participantes acerca de los temas propuestos (Dios, literatura y mundo) en clave de abierta búsqueda de sentido. Asimismo, forma parte de la propuesta integral de esta Cátedra la posibilidad -no excluyente- de alojarse durante el fin de semana en que acontecerá la actividad, en las instalaciones del CITeS, lugar donde se desarrollará la Cátedra, para realzar la experiencia de fraternidad y diálogo en un espacio convivencial.

martes, 4 de mayo de 2021

Presencia de Dios

Dios presente por esencia, por presencia y por potencia.

El hombre antiguo para el tiempo (fiesta) y da culto a Dios, y convierte el culto en una fiesta.

El judío sabe que que es el pueblo de Dios y le consagra el sábado. Le da culto como Dios uno y único, creador, Dios que establece alianzas con su pueblo y hace promesas. Dios que espera una probidad moral (diez mandamientos).

El cristiano sabe que la Iglesia es el nuevo pueblo de Dios y le consagra el domingo.  Le da culto como Dios uno y trino, creador, redentor y santificador, Dios que ha establecido una nueva y eterna alianza con su pueblo y promete una vida eterna en comunión con Él. Un Dios que espera una probidad moral (diez mandamientos), bienaventuranzas, un seguimiento de Jesús, una amistad de Jesús.

La presencia de Dios es conciencia de la inhabitación de la Trinidad en nosotros. 

267

Es preciso convencerse de que Dios está junto a nosotros de continuo. —Vivimos como si el Señor estuviera allá lejos, donde brillan las estrellas, y no consideramos que también está siempre a nuestro lado.

     Y está como un Padre amoroso —a cada uno de nosotros nos quiere más que todas las madres del mundo pueden querer a sus hijos—, ayudándonos, inspirándonos, bendiciendo... y perdonando.

     ¡Cuántas veces hemos hecho desarrugar el ceño de nuestros padres diciéndoles, después de una travesura: ¡ya no lo haré más! —Quizá aquel mismo día volvimos a caer de nuevo... Y nuestro padre, con fingida dureza en la voz, la cara seria, nos reprende..., a la par que se enternece su corazón, conocedor de nuestra flaqueza, pensando: pobre chico, ¡qué esfuerzos hace para portarse bien!

     Preciso es que nos empapemos, que nos saturemos de que Padre y muy Padre nuestro es el Señor que está junto a nosotros y en los cielos.

Camino (San Josemaría Escrivá).

“Deteneos y reconoced que yo soy Dios” Carta del Abad General OCist para el tiempo de epidemia 

El hombre contemporáneo, de hecho, ya no sabe cómo detenerse. Sólo se detiene si es detenido. Detenerse libremente se ha convertido en algo casi imposible en la cultura occidental actual, que además está globalizada. Ni siquiera para las vacaciones se detiene uno realmente. Sólo los reveses desagradables son capaces de detenernos en nuestra prisa por aprovechar cada vez más la vida, el tiempo, a menudo también de otras personas. 



Detenerse, en cambio, significa encontrar el presente, el momento que se nos pide vivir ahora, la verdadera realidad del tiempo, y por lo tanto también la verdadera realidad de nosotros mismos, de nuestra vida. El hombre sólo vive en el presente, pero siempre estamos tentados de permanecer apegados al pasado que ya no existe o de proyectarnos hacia un futuro que aún no existe y tal vez nunca existirá. En el Salmo 45, Dios nos invita a detenernos y reconocer su presencia entre nosotros: "Deteneos y reconoced que yo soy Dios, Más alto que los pueblos, más alto que la tierra. El Señor del universo está con nosotros, nuestro alcázar es el Dios de Jacob." (Sal 45.11-12) Dios nos pide que nos detengamos; no nos lo impone. Quiere que ante Él nos detengamos y permanezcamos libremente, por elección, es decir, con amor. No nos impide como la policía que detiene a un delincuente fugitivo. Quiere que nos detengamos como nos detenemos frente a nuestro ser querido, o como nos detenemos frente a la tierna belleza de un bebé dormido, o un atardecer o una obra de arte que nos llenan de maravilla y silencio. Dios nos pide que nos detengamos para reconocer que su presencia para nosotros llena todo el universo, es lo más importante en la vida, que nada puede superar. Detenerse ante Dios significa reconocer que su presencia llena el instante y por lo tanto satisface plenamente nuestro corazón, en cualquier circunstancia y condición en que nos encontremos. 

3 Vivir la limitación con libertad ¿Qué significa eso en la situación actual? Que podemos vivirla con libertad, a pesar de tener que hacerlo. La libertad no es elegir siempre lo que quieres. La libertad es la gracia de poder elegir lo que da plenitud a nuestro corazón, incluso cuando nos lo quitan todo. Incluso cuando se nos quita la libertad, la presencia de Dios nos preserva y nos ofrece la libertad suprema de poder detenernos ante Él, de reconocerlo presente y amigo. 

martes, 27 de abril de 2021

un fraudulento máster en educación, convertido en fabuloso negocio

 Abc

TRIBUNA ABIERTA

Sin autoridad académica ni didáctica

 

Sin autoridad académica ni didáctica, el profesor pierde el respeto del alumno, que, por muy torpe que sea en su aprendizaje, considerará un fraude obedecer o seguir los consejos del señor mayor que está al frente de la clase»

Julián Ruiz-Bravo Peña PROFESOR DE SECUNDARIA, MIEMBRO FUNDADOR DE LA ASOCIACIÓN DE PROFESORES PLIS Actualizado:27/04/2021 07:27h

 

 

«No sabe imponerse… no pone orden… no se gana la confianza del alumno… no motiva… no acompaña en el aprendizaje… no guía… no imparte valores… en resumen, no tiene autoridad». Acusaciones rotundas como estas hemos recibido todos los profesores a lo largo de nuestra carrera docente, más frecuentemente en los últimos tiempos, y cuando las recibimos se apodera de nosotros una inquietud que raya, en algunos espíritus sensibles, en angustia, como la que puede sentir un incompetente general derrotado, a cuyo paso los soldados ya no se cuadran y ante los cuales ha perdido el poder y la estatura moral.

Es frecuente en el ámbito educativo indagar sobre el fundamento de la autoridad del profesor, reduciendo el debate a si la autoridad depende de una posición jerárquica sancionada externamente por la ley o se construye internamente, desde dentro, por el profesor, con su ejemplo, convicciones y cualidades morales. La primera opción entiende la autoridad como poder y la segunda, como condición moral. En el debate unos desean rescatar la capacidad normativa y sancionadora para mantener el orden y la disciplina, necesarios en el aprendizaje, y otros solo atienden al concepto laborioso de la estatura moral, que es un constructo del profesor que se erige laboriosamente con autenticidad y bondad natural.

El que este artículo escribe sostiene que estos dos conceptos de autoridad son irrelevantes en el ámbito educativo, puesto que, de la misma manera que la autoridad-poder y la autoridad moral de un general, de un arquitecto o de un ingeniero dependen de su indiscutible y superior conocimiento profesional, la autoridad-poder y la autoridad moral de un profesor no se sostienen por sí mismas ni dependen una de otra, sino que son emanaciones de la única competencia relevante, la autoridad de su superior formación académica y didáctica.

Sin autoridad académica ni didáctica, el profesor pierde el respeto del alumno, que, por muy torpe que sea en su aprendizaje, considerará un fraude obedecer o seguir los consejos del señor mayor que está al frente de la clase. Ese señor mayor será ignorado cuando intente poner orden en un determinado conflicto o sancione una conducta y se convertirá en un ser ridículo cuando sermonee sobre igualdad, justicia, antirracismo y ecologismo.

Aunque parezca fabuloso, lo cierto es que esta obviedad, casi podríamos llamar axioma educativo, ha dejado de ser la piedra angular de la enseñanza, de tal forma que los centros escolares no son ya templos del saber, siendo los responsables de esta demolición los neopedagogos, que desde sus torres de marfil de las facultades universitarias, ajenas a la realidad del aula, desprecian el conocimiento, los políticos, que han trasladado a la legislación los dictámenes de los neopedagogos, y los propios profesores, que con actitud acomodaticia hemos renunciado a rendir cuentas de nuestra competencia profesional.

Cinco son los pilares, y por este orden, de la autoridad académica y didáctica del profesor: a) saber de algo al más alto nivel posible, b) saber transmitir lo que se sabe, c) exigir el aprendizaje de lo enseñado, d) comprobar y evaluar que se ha aprendido lo enseñado, e) rendir cuentas de la labor académica y didáctica. Vean a continuación cómo y con qué eficacia y frialdad se han derribado los cinco pilares de la autoridad académica, derribo iniciado principalmente por la LOGSE y culminado por la actual ley Celaá, convertida en forense de la defunción de la enseñanza.

El profesor que más sabe. Muy lejos quedan aquellas durísimas oposiciones en que los aspirantes debían exponer por escrito y oralmente sus conocimientos al más alto nivel posible y que debían superar, también al más alto nivel, tres o cuatro pruebas prácticas de aplicación de conocimientos a comentarios de textos y a problemas prácticos. Las actuales oposiciones a maestro y profesor de secundaria no seleccionan ya, ni lo pretenden, a los aspirantes con más conocimientos, de tal forma que aspirantes cualificadísimos, con gran conocimiento de la materia, con excelentes expedientes universitarios, con doctorados cumplidos o participantes en proyectos serios de investigación, quedan por lo general desplazados por aspirantes que, recién terminado el grado, cursan un endeble máster de educación, se limitan a apuntarse a las bolsas de interinos, esperan a que llegue la primera sustitución, se dejan proteger por sindicatos y, finalmente, copiando una programación didáctica, se presentan a unas oposiciones en las que se exige exponer algo al nivel... de un alumno de primaria o de secundaria.

El profesor que mejor transmite lo que sabe. No existe actualmente la posibilidad de que el profesor pueda adquirir las habilidades didácticas necesarias para transmitir lo sabido. La única cualificación de las aptitudes pedagógicas que se exige es previa al proceso de selección y consiste en un fraudulento máster en educación, convertido en fabuloso negocio, que lejos de enseñar las habilidades didácticas necesarias para transmitir con eficacia los conocimientos matemáticos, físicos, literarios, etc., consiste en el adoctrinamiento en ciertos principios y métodos pedagógicos, orientados más a salvar el mundo de todas las injusticias que a mejorar la transmisión del conocimiento científico o humanístico.

El profesor que exige aprendizaje. Viene de muy atrás la apuesta de las sucesivas leyes educativas por la enseñanza amontonamiento, que, además de consagrar una educación comprehensiva e igual hasta a los 16 años, favorece, sin prudentes cautelas, aulas excesivamente heterogéneas. El amontonamiento y heterogeneidad excesivas, incompatibles con la excelencia, llevan consigo la rebaja de exigencia, siendo los principales perjudicados los alumnos brillantes y los alumnos con más dificultades. Este amontonamiento ha llegado al virtuosismo con la ley Celaá, que incorpora fervorosamente el principio de inclusión en su acepción más integrista y fanática, esa que consiste en afirmar que la enseñanza de calidad consiste en el todosjuntosatodashorasenelmismositiodurantemuchosaños. Sin embargo, la realidad es que la inclusión amontonamiento es enemiga de la calidad, de prácticas tan didácticamente beneficiosas, por ajustarse a las diferencias académicas de los alumnos, como los desdobles, los grupos flexibles, los centros de educación especial, las aulas específicas de educación especial, la atención en grupos reducidos de alumnos aventajados en ciertas materias y la atención específica a los desfavorecidos. El fracaso académico es inherente al amontonamiento inclusivo, al que solo interesa el experimento social, no el beneficio académico, promoviendo situaciones incompatibles con la exigencia y la excelencia, y que serán pronto realidad en las aulas, como juntar en un mismo grupo, por ejemplo, a un alumno autista, un Down, un hiperactivo, uno con dificultades de aprendizaje, uno con dificultades de lectoescritura, uno con altas capacidades, un superdotado, un recién incorporado sin conocimiento del idioma, tres o cuatro sin ningún deseo de estudiar, cinco o seis con interés y dos o tres de los llamados gamberros.

El profesor que evalúa lo aprendido. Como consecuencia de la alta exigencia del profesor, a su vez altamente cualificado en conocimientos y didáctica, tiene este la obligación de valorar el rendimiento del alumno, sea en forma de calificación numérica, estimativa o descriptiva, y de certificar si ha cumplido los objetivos marcados o no. Esta, la capacidad de aprobar o suspender, que es la manifestación más externa de la autoridad académica del profesor y que hasta hace unas décadas no era discutida por alumnos ni por padres, desde la LOGSE ha ido poco a poco desmoronándose. El remate final ha llegado con la ley Celaá, que retira definitivamente al profesor la independencia evaluadora, al dictar con claridad meridiana que la promoción de curso y la titulación no deben estar ligadas al número de materias suspendidas y que la repetición de curso es en todo caso excepcional. Asistir a la obligada promoción general de alumnos, con cero u ocho materias suspendidas, es una de las experiencias más dolorosas y humillantes de la profesión docente.

El profesor que rinde cuentas de su ejercicio profesional. Lamentablemente, este fundamental pilar de la autoridad académica fue el primero en desaparecer, con la LGE de Franco: las evaluaciones externas finales de etapa, llamadas reválidas, que, existentes en la mayor parte de los países europeos, tienen la función de comprobar si el rendimiento académico de los alumnos de un centro corresponde al rendimiento exigido por la normativa. Casi cincuenta años después, tras una brevísima y abortada resurrección con la LOMCE, parecen definitivamente enterradas, colaborando de forma entusiasta a su entierro todos los miembros de la comunidad educativa: los profesores, que ven, y con razón, que las evaluaciones externas no evalúan tanto a los alumnos como su labor docente; los alumnos, naturalmente felices por no tener que enfrentarse a una dura prueba; los padres, más preocupados de que sus hijos pasen de curso que de que aprendan; y la administración, que prefiere siempre el oscurantismo y la ocultación de datos.

En conclusión, la autoridad académica y didáctica del profesor ha sido arrancada de raíz, de forma concienzuda, planificada por pedagogos y ejecutada por la administración, con la abúlica aceptación del profesorado. El interés de la educación actual ya no es la formación científica y humanística, lo que habitualmente llamamos enseñanza o instrucción, ya no es convertir los centros escolares en templos del saber, ya no es disponer de los mejores profesionales, ya no es formar excelentes estudiantes, sino otras cosas, educar socialmente, convertir los centros en plataformas de experimentación social, disponer de misioneros salvamundos, formar ciudadanos.

Y todo será en vano, no se conseguirá ni enseñanza ni educación, porque el alumno, que no es tonto, ha visto el fraude y se niega a respetar a quienes, habiendo perdido la autoridad académica y didáctica, ejercen de mediadores de conflictos o de sermoneadores de valores transversales.