Seguidores

martes, 31 de diciembre de 2019

La escritura es la revancha de la criatura 
y su respuesta a una Creación chapucera. (Cioran)
Pero también puede ser un himno
de acción de gracias a una creación sublime.
Basta un fragmento de Dios encarnado en un 
rostro para que todos los males del mundo
pasen a un segundo plano.


escribimos para vomitar nuestros secretos

Como dice Cioran
escribimos para vomitar nuestros secretos
para contarnos a nosotros mismos 
nuestros secretos
para tratar de entender nuestros propios secretos
viéndolos escritos fuera de nosotros.
Para sentirnos escuchados en la revelación
de nuestros propios secretos.
Si tuviéramos a nuestro lado un dimidium animae
la mitad de nuestra alma
en quien confiásemos del todo
quizás no tendríamos que escribir
pero escribimos porque en el fondo
no tenemos al lado a quien compartir
nuestros secretos
Si supiéramos que Dios inhabita
en nosotros
que es más íntimo a nosotros
que nosotros msmos
quizás no escribiríamos
o escribiríamos para Él.
Sí, quizás sin saberlo
escribimos para Él
y por eso procuramos
que quede bonito.


sobre el barro

sobre el barro se retuercen
cadáveres macilentos
y muestran su gesto agrio
ante un gemido siniestro
las pirañas aprovechan y 
muerden lo que les place
a uno le chupan la sangre
a otro le muerden la carne
y la sangre densa y negra
se entremezcla con el lodo



lunes, 30 de diciembre de 2019

si callas porque callas

si callas porque callas
si hablas porque hablas
si llamas porque llamas
hagas lo que hagas
la herida se te inflama
y la sangre se derrama
la carne se vuelve fofa
y se tersa la membrana
el cabello se estropaja

la medusa ya se ahoga
ya se moja o ya flota
y se estira y se estira
y la sangre se coagula
entre sirenas y ninfas
no calles porque no calles
no hables porque no hables
deja que la herida sangre 
deja que muera en paz



domingo, 29 de diciembre de 2019

La medusa se desliza por el agua

la medusa se desliza por el agua
y se estira y se contrae
sin peso
sube y baja y rodea
otras medusas
que balancean
sus colas sus entretelas
la medusa ya prolonga su estadía
se embadurna en todo el mar
y palpa las espumas de los astros
reflejados en la sal
que hacen caer sus lunas y colinas,
sus fallas y sus dunas
las libélulas suben y bajan,
se estiran y mojan sus alas.
libélulas tersas
que acarician
las medusas
y las besan.




lunes, 9 de diciembre de 2019

¿Por qué autores del XIX escribían maravillosamente desde jóvenes?

¿Por qué autores del XIX como Larra, Bécquer, Galdós, Pardo Bazán o Ganivet escribían maravillosamente desde jóvenes? ¿No será porque carecían de la televisión y de las redes sociales, que nos hacen perder miserablemente el tiempo y nos llenan la cabeza de palabras tan pobres e infantiles, prosas balbucientes, si es que merecen el nombre de prosa? Los periódicos no se habían convertido aún en fotos y vídeos comentados. No había telebasura ni la ridícula prensa del corazón.



si por el solo esfuerzo de nuestra inteligencia lográsemos reconstituir la unión familiar de todos los pueblos hispánicos, e infundir en ellos el culto de unos mismos ideales, de nuestros ideales, cumpliríamos una gran misión histórica, y daríamos vida a una creación, grande, original, nueva en los fastos políticos

En cambio, si por el solo esfuerzo de nuestra inteligencia lográsemos reconstituir la unión familiar de todos los pueblos hispánicos, e infundir en ellos el culto de unos mismos ideales, de nuestros ideales, cumpliríamos una gran misión histórica, y daríamos vida a una creación, grande, original, nueva en los fastos políticos; y al cumplir esa misión no trabajaríamos en beneficio de una idea generosa, pero sin utilidad práctica, sino que trabajaríamos por nuestros intereses, por intereses más trascendentales que la conquista de unos cuantos pedazos de territorio. Puesto que hemos agotado nuestras fuerzas de expansión material, hoy tenemos que cambiar de táctica y sacar a la luz las fuerzas que no se agotan nunca, las de la inteligencia, las cuales existen latentes en España y pueden, cuando se desarrollen, levantamos a grandes creaciones que, satisfaciendo nuestras aspiraciones a la vida noble y gloriosa, nos sirvan como instrumento político, reclamado por la obra que hemos de realizar. Desde este punto de vista, las cuestiones políticas a que España consagra principalmente su atención sólo merecen desprecio. Vivimos imitando, debiendo de ser creadores; pretendemos regir nuestros asuntos por el ejemplo de los que vienen detrás de nosotros, y andamos a caza de formas de gobierno, de exterioridades políticas, sin pensar jamás qué vamos a meter dentro de ellas para que no sean pura hojarasca.
La organización de los poderes públicos no es materia muy difícil, no exige ciencia ni arte extraordinarios, sino amplitud de criterio y buena voluntad. Una sociedad que comprende sus intereses organiza el poder del modo más rápido posible y pasa a otras cuestiones más importantes; una nación que vive un siglo constituyéndose no es nación seria; en ese hecho sólo da a entender que no sabe a dónde va, y que por no saberlo se entretiene discutiendo el camino que conviene seguir. Los poderes no son más que andamiajes; deben de estar hechos con solidez para que se pueda trabajar sobre ellos sin temor a accidentes: lo esencial es la obra que, ya de un modo, ya de otro, se ejecuta. La obra de restauración de España está muy cerca del cimiento; el andamiaje sube hasta donde con el tiempo podrá llegar el tejado, y hay gentes insaciables e insensatas que no están contentas todavía. La falta de fijeza que se nota en la dirección de nuestra política general es sólo un reflejo de la falta de ideas de la nación; de la tendencia universal a resolverlo todo mediante auxilios extraños, no por propio y personal esfuerzo: la nación entera aspira a la acción exterior, a una acción indefinida y no comprendida que realce nuestro mermado prestigio; las ciudades viven en la mendicidad ideal y económica, y todo lo esperan del Estado; sus funciones son reglamentarias y materiales: cuando conciben algo grande, no es ninguna grandeza ideal, sino una grandeza cuantitativa, el ensanche, que viene a ser una reducción de la idea de agrandamiento nacional por medio de la anexión de territorios o terrenos que no nos hacen falta; los individuos trabajan lo suficiente para resolver el problema de no trabajar, de suplir el trabajo personal que requiere gasto de iniciativas y de energías por alguna función rutinaria, concuerde o no concuerde con las aptitudes o los escasos conocimientos adquiridos. En suma, las esperanzas están siempre cifradas en cambio exterior favorable, no en el trabajo constante e inteligente.

     Dadas estas ideas, los cambios políticos sirven sólo para torcer más los viciados instintos. Un ejemplo muy claro nos ofrecen nuestras universidades. Se creyó encontrar el remedio para nuestra penuria intelectual infundiendo a los centros docentes nueva savia, transformándolos de escuelas cerradas en campos abiertos, como se dice, a la difusión de toda clase de doctrinas. Y la idea era buena, y lo sería si no estuviera reducida a un cambio de rótulo. Porque la libertad de la cátedra no es buena ni mala en sí: es un procedimiento que puede ser útil o inútil, como el antiguo, según el uso que de él se haga. La enseñanza exclusivista sería buena si los principios en que se inspira tuviesen vigor bastante, sin necesidad de las excitaciones de la controversia, para mantener vivas y fecundas las ciencias y las artes de la nación: por este sistema tendríamos una cultura un tanto estrecha de criterio e incompleta; pero, en cambio, tendríamos la unidad de inteligencia y de acción. Sólo cuando las doctrinas decaen y pierden su fuerza creadora se hace necesario introducir levadura fresca que las haga de nuevo fermentar. La enseñanza libre (y no hablo de las formas ridículas que en la práctica ha tomado en España) tiene también, como todas las cosas, dos asas por donde cogerla: el punto flaco es la falta de congruencia entre las diferentes doctrinas, el desequilibrio intelectual que las ideas contradictorias suelen producir en las cabezas poco fuertes; la parte buena es la impulsión que se da al espíritu para que con absoluta independencia elija un rumbo propio y se eleve a concepciones originales. Nosotros hemos tocado el mal, pero no el bien. Se decía que la enseñanza católica nos condenaba a la atrofia intelectual; la libertad de enseñanza nos lleva a un rápido embrutecimiento. Sabemos que en esta o aquella universidad existen rivalidades pseudocientíficas, porque leemos u oímos que los adherentes a los diversos bandos han promovido un tumulto o han venido a las manos como carreteros. Lo que no había antes ni ahora, salvo honradísimas excepciones, es quien cultive la ciencia científicamente y el arte artísticamente; se han perdido todos los pesos y todas las medidas, salvándose sólo una: la de las funciones públicas; sea cual fuere la especie y mérito de una obra, sabemos que no será estimada sino después que el autor ocupe un buen puesto en los escalones sociales. De aquí la subordinación de todos nuestros trabajos, de nuestros escasos trabajos, al interés puramente exterior; y aún hay mérito en los que los subordinan puesto que la generalidad los suprime del todo y se contenta con los puestos de los escalafones. Las universidades, como el Estado, como los Municipios, son organismos vacíos; no son malos en sí, ni hay que cambiarlos; no hay que romper la máquina: lo que hay que hacer es echarle ideas para que no ande en seco. Para romper algo, rompamos el universal artificio en que vivimos, esperándolo todo de fuera y dando a la actividad una forma exterior también; y luego transformaremos la charlatanería en pensamientos sanos y útiles, y el combate externo que destruye en combate interno que crea. Así es como se trabaja por fortalecer los poderes públicos, y así es como se reforman las instituciones.

viernes, 6 de diciembre de 2019

"Solo puede engendrar el sentimiento de la fraternidad el contacto de unos hombres con otros"

Nuestro desprecio del trabajo manual se acentúa más de día en día, y, sin embargo, en él está la salvación; él solo puede engendrar el sentimiento de la fraternidad, el cual exige el contacto de unos hombres con otros. Así, la guerra civilizada, que parece más noble porque coloca a gran distancia a los que matan y a los que mueren, es una guerra profundamente egoísta y salvaje, porque impide que se muestre la piedad: el que lucha desde lejos, mata siempre que acierta a matar; el que lucha cuerpo a cuerpo unas veces mata y otras veces se compadece y perdona. Los españoles son tenidos por guerreros duros y crueles, y acaso sean los que han ofrecido más ejemplos de piedad y de magnanimidad, no porque sean más magnánimos y más piadosos, sino porque han peleado siempre muy cerca del enemigo.

Idearium Español  Ángel Ganivet


viernes, 22 de noviembre de 2019

Te esperé toda la tarde

Te esperé toda la tarde y no me llamaste
toda la tarde entera minuto a minuto
segundo a segundo
una tarde ilimitada, infinita
tarde de viernes que no concluye eterna
pues cada fracción es divisible multiplicada
por la espera aparece una cifra inconmensurable
tus pasos silenciosos no llegaban en toda la tarde
toda la tarde esperando y no llegaste como si
no supieses que te esperaba como si no
supieses que toda la tarde te esperaba
como si no supieses nada como si no
vivieses como si murieses toda la tarde
esperando y no llegabas y no llegaste y no
llegarías toda la tarde esperando y tus pies
no avanzaban estaban quietos atados caídos
a plomo y no se levantaban ni flexionaban
tus pies toda la tarde ni tus rodillas
ni tus piernas toda la tarde ni tus brazos
ni tus codos toda la tarde tampoco tus cabellos
se movían toda la tarde estaban quietos y yo
esperando.


sábado, 16 de noviembre de 2019

Un poemario, un drama, una novela, un ensayo son especies del género "literatura". Son discursos no meramente comunicativos, informativos, en los que no solo importa LO QUE se dice sino CÓMO se dice. Por eso, relacionarlos puede ser, como primera aproximación, describir los modos en que cada especie articula ese discurso "desviado", "artístico", "especial"... Bécquer escribe poemas con un patrón métrico, una rima, un ritmo... Zorrilla escribe en verso su Don Juan Tenorio, pero con una extensión mucho mayor que el de una rima de Bécquer, porque Zorrilla no pretende solo expresar una idea, un deseo, un sentimiento, sino narrar una historia; una historia, además, que puede ser representada delante de un público, cuya medida debe ser sostenible, no debe alargarse en exceso. A la vez, Misericordia de Galdós se distancia de las rimas y del Don Juan porque está escrita en prosa, no en verso. En la extensión se parece más al drama, pues es una narración. Tiberio, de Marañón, es un ensayo. En prosa, como Misericordia, y extenso igualmente como una novela. Pero contiene el estudio sobre un personaje histórico. No pretende desarrollar una historia interesante, sino adentrarse en un personaje a través de las fuentes históricas. Prosa y verso, extenso y breve, imaginativo o histórico: diversos modos de expresar algo con un lenguaje atractivo, con una forma adecuada a su fin.
Además de aspectos formales y de género se pueden comparar los personajes: el yo poético, don Juan, Benina o Tiberio. ¿Qué tienen en común? Piensan, crean, sienten... El yo descubre su intimidad, pero de don Juan conocemos su actividad: vida interior, vida exterior, en nuestra vida y en la vida de los personajes literarios. Benina vive en el XIX. Tiberio en el siglo I después de Cristo. Una es pobre, otro es rico; una es sencilla, otro es complejo, una es bondadosa, otro es retorcido y a veces cruel...El yo poético y Tiberio son trasunto de personajes reales: el autor, y el hombre estudiado. Don Juan y Benina son personajes de ficción, pero también pueden responder a tipos de la vida misma.
Los temas son también susceptibles de ser comparados. El amor aparece en el yo poético de Bécquer, que suspira por una mujer ideal, o una mujer real que idealiza; en don Juan, que cae rendido ante doña Inés, en Benina, que ama a sus señoras y a sus compañeros de infortunio... en Tiberio, un tímido con explosiones de sexualidad descontrolada... Pero hay más temas: el abuso de poder en don Juan y en Tiberio. El contraste entre idealismo romántico y realismo galdosiano, etcétera.

Comparar cuatro obras no exige contrastarlas todas en todos los puntos. Pueden hacerse comparaciones parciales entre unas y otras, sabiendo que comparar no es solo buscar las semejanzas, sino también las desemejanzas.

lunes, 11 de noviembre de 2019

Domingo de la Palabra de Dios


CARTA APOSTÓLICA EN FORMA DE «MOTU PROPRIO» DEL SANTO PADRE
FRANCISCO
APERUIT ILLIS CON LA QUE SE INSTITUYE EL DOMINGO DE LA PALABRA DE DIOS  (fragmentos)
San Jerónimo escribió con verdad: «La ignorancia de las Escrituras es ignorancia de Cristo» (In Is., Prólogo: PL 24,17).

2. Tras la conclusión del Jubileo extraordinario de la misericordia, pedí que se pensara en «un domingo completamente dedicado a la Palabra de Dios, para comprender la riqueza inagotable que proviene de ese diálogo constante de Dios con su pueblo» (Carta ap. Misericordia et misera, 7). Dedicar concretamente un domingo del Año litúrgico a la Palabra de Dios nos permite, sobre todo, hacer que la Iglesia reviva el gesto del Resucitado que abre también para nosotros el tesoro de su Palabra para que podamos anunciar por todo el mundo esta riqueza inagotable. Por tanto, con esta Carta tengo la intención de responder a las numerosas peticiones que me han llegado del pueblo de Dios, para que en toda la Iglesia se pueda celebrar con un mismo propósito el Domingo de la Palabra de Dios.

Constitución dogmática Dei Verbum.
Exhortación apostólica Verbum Domini,

3. Así pues, establezco que el III Domingo del Tiempo Ordinario esté dedicado a la celebración, reflexión y divulgación de la Palabra de Dios. Este Domingo de la Palabra de Dios se colocará en un momento oportuno de ese periodo del año, en el que estamos invitados a fortalecer los lazos con los judíos y a rezar por la unidad de los cristianos. No se trata de una mera coincidencia temporal: celebrar el Domingo de la Palabra de Dios expresa un valor ecuménico, porque la Sagrada Escritura indica a los que se ponen en actitud de escucha el camino a seguir para llegar a una auténtica y sólida unidad.

Las comunidades encontrarán el modo de vivir este Domingo como un día solemne.

es necesario dedicar el tiempo apropiado para la preparación de la homilía. No se puede improvisar el comentario de las lecturas sagradas. A los predicadores se nos pide más bien el esfuerzo de no alargarnos desmedidamente con homilías pedantes o temas extraños. Cuando uno se detiene a meditar y rezar sobre el texto sagrado, entonces se puede hablar con el corazón para alcanzar los corazones de las personas que escuchan, expresando lo esencial con vistas a que se comprenda y dé fruto. Que nunca nos cansemos de dedicar tiempo y oración a la Sagrada Escritura, para que sea acogida «no como palabra humana, sino, cual es en verdad, como Palabra de Dios» (1 Ts 2,13).

El día dedicado a la Biblia no ha de ser “una vez al año”, sino una vez para todo el año, porque nos urge la necesidad de tener familiaridad e intimidad con la Sagrada Escritura y con el Resucitado, que no cesa de partir la Palabra y el Pan en la comunidad de los creyentes. Para esto necesitamos entablar un constante trato de familiaridad con la Sagrada Escritura, si no el corazón queda frío y los ojos permanecen cerrados, afectados como estamos por innumerables formas de ceguera.

La Biblia no es una colección de libros de historia, ni de crónicas, sino que está totalmente dirigida a la salvación integral de la persona.

A menudo se corre el riesgo de separar la Sagrada Escritura de la Tradición, sin comprender que juntas forman la única fuente de la Revelación.

La Palabra de Dios es capaz de abrir nuestros ojos para permitirnos salir del individualismo que conduce a la asfixia y la esterilidad, a la vez que nos manifiesta el camino del compartir y de la solidaridad.

Que el domingo dedicado a la Palabra haga crecer en el pueblo de Dios la familiaridad religiosa y asidua con la Sagrada Escritura, como el autor sagrado lo enseñaba ya en tiempos antiguos: esta Palabra «está muy cerca de ti: en tu corazón y en tu boca, para que la cumplas» (Dt 30,14).

Dado en Roma, en San Juan de Letrán, el 30 de septiembre de 2019.



domingo, 10 de noviembre de 2019

un medio de santificación, un arma poderosa para el combate espiritual, un lugar de la misericordia del Señor, un medio para crecer en la fe, una liberación de la culpa, y un regalo de Dios.

Si repasamos las exhortaciones apostólicas del Papa Francisco en lo que se refiere al sacramento de la confesión encontramos algunas expresiones que lo definen. Así, se puede decir que el sacramento de la reconciliación es un medio de santificación, un arma poderosa para el combate espiritual, un lugar de la misericordia del Señor, un medio para crecer en la fe, una liberación de la culpa, y un regalo de Dios.

EXHORTACIÓN APOSTÓLICA
GAUDETE ET EXSULTATE
110. Dentro del gran marco de la santidad que nos proponen las bienaventuranzas y Mateo 25,31-46, quisiera recoger algunas notas o expresiones espirituales que, a mi juicio, no deben faltar para entender el estilo de vida al que el Señor nos llama. No me detendré a explicar los medios de santificación que ya conocemos: los distintos métodos de oración, los preciosos sacramentos de la Eucaristía y la Reconciliación, la ofrenda de sacrificios, las diversas formas de devoción, la dirección espiritual, y tantos otros. Solo me referiré a algunos aspectos del llamado a la santidad que espero resuenen de modo especial.
162. La Palabra de Dios nos invita claramente a «afrontar las asechanzas del diablo» (Ef 6,11) y a detener «las flechas incendiarias del maligno» (Ef 6,16). No son palabras románticas, porque nuestro camino hacia la santidad es también una lucha constante. Quien no quiera reconocerlo se verá expuesto al fracaso o a la mediocridad. Para el combate tenemos las armas poderosas que el Señor nos da: la fe que se expresa en la oración, la meditación de la Palabra de Dios, la celebración de la Misa, la adoración eucarística, la reconciliación sacramental, las obras de caridad, la vida comunitaria, el empeño misionero. Si nos descuidamos nos seducirán fácilmente las falsas promesas del mal, porque, como decía el santo cura Brochero, «¿qué importa que Lucifer os prometa liberar y aun os arroje al seno de todos sus bienes, si son bienes engañosos, si son bienes envenenados?»[122].
EXHORTACIÓN APOSTÓLICA EVANGELII GAUDIUM
44. Por lo tanto, sin disminuir el valor del ideal evangélico, hay que acompañar con misericordia y paciencia las etapas posibles de crecimiento de las personas que se van construyendo día a día[50]. A los sacerdotes les recuerdo que el confesionario no debe ser una sala de torturas sino el lugar de la misericordia del Señor que nos estimula a hacer el bien posible. Un pequeño paso, en medio de grandes límites humanos, puede ser más agradable a Dios que la vida exteriormente correcta de quien transcurre sus días sin enfrentar importantes dificultades. A todos debe llegar el consuelo y el estímulo del amor salvífico de Dios, que obra misteriosamente en cada persona, más allá de sus defectos y caídas.
EXHORTACIÓN APOSTÓLICA POSTSINODAL AMORIS LAETITIA
227. Los pastores debemos alentar a las familias a crecer en la fe. Para ello es bueno animar a la confesión frecuente, la dirección espiritual, la asistencia a retiros. Pero no hay que dejar de invitar a crear espacios semanales de oración familiar, porque «la familia que reza unida permanece unida».

EXHORTACIÓN APOSTÓLICA POSTSINODAL CHRISTUS VIVIT
123. Mira los brazos abiertos de Cristo crucificado, déjate salvar una y otra vez. Y cuando te acerques a confesar tus pecados, cree firmemente en su misericordia que te libera de la culpa. Contempla su sangre derramada con tanto cariño y déjate purificar por ella. Así podrás renacer, una y otra vez.
229. Estas y otras diversas posibilidades que se abren a la evangelización de los jóvenes, no deberían hacernos olvidar que, más allá de los cambios de la historia y de la sensibilidad de los jóvenes, hay regalos de Dios que son siempre actuales, que contienen una fuerza que trasciende todas las épocas y todas las circunstancias: la Palabra del Señor siempre viva y eficaz, la presencia de Cristo en la Eucaristía que nos alimenta, y el Sacramento del perdón que nos libera y fortalece. También podemos mencionar la inagotable riqueza espiritual que conserva la Iglesia en el testimonio de sus santos y en la enseñanza de los grandes maestros espirituales. Aunque tengamos que respetar diversas etapas, y a veces necesitemos esperar con paciencia el momento justo, no podremos dejar de invitar a los jóvenes a estos manantiales de vida nueva, no tenemos derecho a privarlos de tanto bien.



miércoles, 30 de octubre de 2019

Doctrina social de la Iglesia

La doctrina cristiana, emanada del Evangelio, no es una doctrina política, pero tiene repercusiones en la política, es decir, en la vida de la polis. El Evangelio no se limita a decir "sé bueno", lo cual ya tendría repercusiones sociales, sino además "haz el bien, practica la justicia",
Juan 13, 34: "Amaos los unos a los otros como yo os he amado" condena toda explotación del hombre por el hombre.

Gálatas 3, 28: "Por lo tanto, ya no hay judío ni pagano, esclavo ni hombre libre, varón ni mujer, porque todos vosotros no sois más que uno en Cristo Jesús", expresa una radical igualdad ante Dios.

Mateo 22, 15-21: "Jesús les dijo: «Dad al César lo que es del César, y a Dios, lo que es de Dios»", lo cual reconoce la distinción entre un ámbito civil o estatal y otro religioso o, si queremos, eclesiástico.

Es un error afirmar tanto que el Evangelio "no tiene nada que ver con la política", como su contrario: "el Evangelio es un proyecto puramente político o se sustancia en un determinado proyecto (como el marxista, por ejemplo)".

Del Evangelio emanan principios, pero los principios no son unívocos, es decir, no poseen una única traducción. Los contratos deben ser justos, pero no hay un solo modelo de contrato justo. 

La diferencia entre el Evangelio y un partido político es que el Evangelio proclama principios, y un partido concreta políticas, medidas. Ningún partido puede arrogarse ser la concreción política del evangelio, pues hay diversas concreciones que no son incompatibles con el Evangelio. No existe una única manera evangélica de gestionar la inmigración.

La doctrina social en los Padres de la Iglesia. Ejemplo: San Ambrosio de Milán: la propiedad privada no es un derecho absoluto.

La doctrina social en la escolástica: Santo Tomás, San Antonino de Florencia, la Escuela de Salamanca...

La doctrina social en el magisterio pontificio: Rerum novarum (León XIII), Quadragesimo anno (Pio XI), Mater et magistra (Juan XXIII), Populorum progressio (Pablo VI), Centesimus annus (Juan Pablo II), Caritas in veritate (Benedicto XVI), Laudato si (Francisco).

La doctrina social de la Iglesia contiene un corpus de ideas, de principios que aglutina toda la enseñanza de moral social de la Iglesia.

Bibliografía 

Elemental: 
Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica:
Capítulo segundo: La comunidad humana
   La persona y la sociedad
   La participación en la vida social
   La justicia social
Capítulo tercero: La salvación de Dios: la ley y la gracia
   La ley moral
   Gracia y justificación
   La Iglesia, Madre y Maestra


Básica
Catecismo de la Iglesia Católica
TERCERA PARTE
LA VIDA EN CRISTO
PRIMERA SECCIÓN
LA VOCACIÓN DEL HOMBRE:
LA VIDA EN EL ESPÍRITU

CAPÍTULO SEGUNDO
LA COMUNIDAD HUMANA

Compendiada
Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia

Un católico responsable ha de conocer la doctrina social de la Iglesia, sobre todo, los principios que atañan más directamente a su actuación profesional.

Más bibliografía pedir en barnesius@gmail.com

Boletín de Ayuda al Redactor, por Luis Ramoneda


Boletín de Ayuda al Redactor
Noviembre de 2019


Revisar los textos siguientes:
Soluciones:

1. En septiembre, son las fiestas de varios pueblos castellanosmanchegos.
En septiembre, son las fiestas de varios pueblos castellanomanchegos.
2. Durante la infancia, mi vecino sufrió maltratos.
Forma correcta, también se puede decir malostratos.
3. Rezaron tres padresnuestros.
Rezaron tres padrenuestros o Rezaron tres padres nuestros.
4. Si acudes a donde te dijo Paco, lo encontrarás.
Frase correcta, también es correcto escribir adonde.
5. Esta tarde, precipitará en el norte de Navarra.
Esta tarde (lloverá, nevará o habrá precipitaciones), en el norte de Navarra (precipitar no es sinónimo de llover, nevar…, que son verbos impersonales).
6. La caída de un árbol propició el accidente.
La caída de un árbol causó (provocó) el accidente (propiciar es sinónimo de favorecer, ayudar, facilitar, pero no de causar, motivar, provocar).
7. El pasado 29 de agosto, falleció Manuel Pérez siendo el primer presidente del Club de Cinéfilos.
El pasado 29 de agosto, falleció Manuel Pérez, que fue el primer presidente del Club de Cinéfilos (hay que saber usar el gerundio, es mejor evitarlo en caso de duda, para no caer en ambigüedades como en este ejemplo, pues no está claro si había sido presidente del club o si todavía lo era, en cuyo caso, basta con decir: "El pasado 29 de agosto, falleció el presidente del…").
8. Mi abuelo resbaló al cruzar la calle siendo atropellado por una moto.
Mi abuelo resbaló al cruzar la calle y fue atropellado por una moto (otro mal uso del gerundio, el llamado de posteridad, pues no es correcto cuando las acciones de ambos verbos no son simultáneas, lo que sí sucede en frases como: "Pepín dio un portazo y salió corriendo").
9. Estudió en Salamanca, trasladándose después a Santiago a terminar la carrera.
Estudió en Salamanca, pero se trasladó después a Santiago, donde terminó la carrera (otro caso de gerundio de posteridad).
10. Visité a una anciana en el asilo teniendo ciento tres años.
Visité a una anciana en el asilo que tenía ciento tres años (otro uso incorrecto del gerundio, que puede sustituirse por una oración de relativo).
11. ¿Dónde está la señal indicando la salida?
¿Dónde está la señala que indica la salida? (o "indicadora de la salida") (cfr. n. 10).
12. Suponiendo que nadie me veía, crucé con el semáforo en rojo.
Frase correcta, porque la acción del gerundio es anterior a la del verbo principal.

Algunos sinónimos de:

Perfume: fragancia, esencia, aroma, olor, efluvio; colonia.
Pericia: habilidad, destreza, experiencia, maestría, práctica, dominio, soltura, maña, mano.
Periclitar: decaer, declinar, degenerar, empeorar, deteriorarse, eclipsarse, bajar, peligrar.
Periódico: regular, habitual, cíclico; diario.
Periodo: etapa, fase, ciclo, época, momento, cláusula, frase.
Peripecia: lance, incidente, suceso, percance, andanza, correría, aventura, trance, odisea.


Madrid, 1 de noviembre de 2019


viernes, 25 de octubre de 2019

Why English poets shout when read their poems?

Why English poets shout when read their poems?
They don't read, shout their poems.
Is it a poem a shout?
Why English poets speak quickly when read their poems?
They don't read, accelerate their poems.
Is it a poem a a whirlwind?


martes, 22 de octubre de 2019

word isn`t the thing

word isn`t the thing
word is a sound
word is a picture
but a sound and a picture
that mean anything
word is a mystery


I don't want your image

I don't want your image
I want you
I don't want your photo
I want you
I don't want your facebook
I want your face


you must create every day one thing

you must create every day one thing
some thing
you must create from nothing
you must be every day like God
your own work



What do you think of me?

What do you think of me?
I don't think anything.
I only love you
only
only
only
love
love 
love
you
you
you


domingo, 13 de octubre de 2019

I saw a white light

I saw a white light
I saw a white thing
I saw a white tower
I saw a white heaven
I saw a white person
I saw a very white white



martes, 8 de octubre de 2019

all is a metaphor.

writing in another language is
to learn to speak again
words are a mystery that fly
above you, and your pen
doesn't draw the letters
perhaps you cannot make
metaphors, because all
is a metaphor.

When you write in another language

When you write in another language
When you know no many words
When you ignore if you do well
Then poetry comes to you
Then you say the truth
what nothing you know
what words are out of your soul


When you write a poem

When you write a poem
When you read the poem
You are more you
and I am more I

When you read a poem
the life is more beautiful
the world is more nice

Whe you write a poem
your face is more pretty
the words are more nice.



lunes, 7 de octubre de 2019

La sirena está llorando
la sirena tiene frío
de llovizna tiritando.

El lago se moja quieto
y el banco lo mira lejos
con un señor muy coqueto.

La cabellera se mueve
y el pelo amarillea
en la tarde de aquel jueves.

El campo se esponja todo
la poesía fluye sola
y el amor encuentra modo.



sábado, 5 de octubre de 2019

Presentación de "Sin red" de Izara Batres



IZARA BATRES

Izara Batres es doctora en Literatura y licenciada en Periodismo, máster en Estudios Literarios y en Formación del Profesorado. Es profesora de Literatura en las Universidades Camilo José Cela y Antonio de Nebrija, e imparte Escritura Creativa en Fuentetaja y otros centros. Ha publicado los poemarios Avenidas del tiempo (2009), El fuego hacia la luz (2011) y Tríptico (2017); el libro de relatos Confesiones al psicoanalista (2012), la novela ENC o El sueño del pez luciérnaga (2014) y el ensayo Cortázar y París: Último round (2014); sus poemas y relatos se han incluido en antologías como Poesía Hispanoamericana actual, Best European Fiction o Poetas del siglo XXI. Ha recibido, entre otros reconocimientos, el Premio Mundial de Poesía Fernando Rielo (2016) y el Premio Europeo de Poesía Clemente Rebora (2019).

viernes, 13 de septiembre de 2019

Amar es dar la vida. Idea cristiana del amor

Amar, según la fe cristiana, es dar la vida.
Dios Padre da la vida, crea, por amor.
Dios Hijo da su vida, la entrega en la cruz, por amor.
Dios Espíritu Santo da la vida de la gracia, sana y eleva al hombre, por amor.
(Propiamente, crear, redimir y santificar son obra de toda la Trinidad, pero se suele atribuir cada una a una Persona).

El hombre, como criatura, hijo e imagen de Dios que es, se realiza amando, dando la vida. La felicidad precisamente es consecuencia de ese amar, de ese dar la vida.
Jesús lo dice claramente: "Nadie tiene más amor que el que da la vida por sus amigos".
Y: "Hay más felicidad en dar que en recibir".

Amar es dar la vida, y dar la vida es darse, entregarse, cuerpo y alma, inteligencia, voluntad y emociones: el yo entero.
Desligar la sexualidad del alma, del espíritu, es un dualismo, una separación del alma y el cuerpo, pero alma y cuerpo constituyen una unidad: no tenemos cuerpo, sino que somos corporales. Somos un cuerpo animado. 
Para dar hay que tener. Para darse hay que tenerse, poseerse, ser dueño de uno mismo.
Es libre quien es dueño de sus actos (Aristóteles).
Solo el dueño de sí puede darse.
Porque no basta querer darse, hay que saber darse y poder darse.
No basta querer ser simpático, hay que saber serlo y poder serlo. Una cosa es ser simpático, y otra hacerse el simpático. Quien se hace el simpático quiere serlo pero no lo es, porque, insistimos, no basta querer, hay que saber y poder.

Solo el hombre virtuoso: sensato, justo, fuerte y templado, es dueño de sí y puede darse.
La vida humana es dinámica, no estática. No avanzar, decía san Agustín, es retroceder. Si se quiere amar, y que el amor crezca, si se quiere, por tanto, dar la vida, es necesario un continuo crecimiento en virtudes, hasta la muerte. 
¿Cómo hacerlo? Necesitamos formación y ejercicio. está bien el gimnasio para el cuerpo, pero, ¿y el gimnasio de la persona, donde aprender a amar, donde mejorar nuestro amor? Con el gimnasio cuidamos nuestra salud. ¿Y cómo cuidamos nuestra felicidad?

Los padres aman porque dan la vida.
Los esposos se aman si se dan la vida mutuamente.
El amor es fecundo. El amor divino es fecundo: creación, redención, sanación. El amor humano es fecundo: recreación, procreación...
Hasta tal punto la sexualidad está relacionada con el amor, que mediante la sexualidad se da la vida, se engendra una nueva vida.
Desligar sexualidad y fecundidad, que están naturalmente unidas y que solo artificialmente pueden separarse, es destruir la humanidad de la sexualidad y trasformarla en un juguete narcisista.


No todo amor exige relación sexual (genital), pues no solo existe el amor erótico o esponsal, sino también el de benevolencia o amistad, el de necesidad, el paterno, materno, filial, fraterno, etcétera.
No todo amor amor exige relación sexual ni toda relación sexual se lleva a cabo con amor verdadero.
El sexo sin amor, sin dar la vida, deshumaniza.
Nada humano es del todo humano si falta amor: tampoco el trabajo ni la gastronomía.
Hay que dedicar tiempo en reflexionar sobre lo más importante de la vida: saber amar.
"Se vuelve ridículo no intentar conocerse a sí mismo, cuando se aspira a conocer las demás cosas". Platón, Fedro, 229E-230A.
Alguna bibliografía sobre el amor y el crecimiento en virtudes que exige:
Los cuatro amores (C. S. Lewis)
Saber amar con el cuerpo (Mikel Gotzon Santamaría)
Educar el carácter (Alfonso Aguiló...)

Amar es dar la vida: no poseer. Cuando se ama de verdad a otra persona, más que poseerla, se desea hacerla feliz, respetando su personalidad, su libertad, lo que no excluye la sugerencia de combatir algún defecto. Escribe Federico Schlegel: 
"El afecto genuino persigue fomentar la libertad ajena, no ofrecer placeres animales". 
El placer sexual humano no es animal, pero se deshumaniza si se desliga del amor interpersonal, si se convierte en un mero frotamiento de epidermis.
Otra frase de Schlegel: 
"En el amor, lo primero es la comprensión mutua, y lo más elevado la confianza mutua. La entrega es la expresión de la confianza, mientras que el goce puede avivar y aguzar la comprensión, mas no originarla, como defiende la opinión común. Por eso, la sensualidad puede hacer que por un breve espacio de tiempo algunas personas vulgares crean que son capaces de amarse".
Amar es comprenderse (inteligencia) y confiar (voluntad). En esa relación de comprensión y confianza, la relación sexual, abierta a la vida, es plenamente humana y enriquecedora. Pero si no hay conocimiento ni confianza y se trivializa desligándola de su fecundidad, puede ser frustrante y trasformar el presunto amor en una posesión del otro.

Si amar es dar la vida, la relación sexual ha de integrarse en esa donación interpersonal. La relación sexual "de ocasión" es lo que siempre se ha llamado prostitución, medie pago o no. 

El principal negocio de nuestra vida son nuestros amores, nuestra familia. Dedicar la reflexión, los ejercicios y el tiempo que se merecen.



Que amar sea dar la vida no es una bonita teoría. Es lo que el hombre espera. El ser humano desea ser amado de una manera profunda y permanente, y cuando no encuentra ese amor, se frustra. El amor epidérmico no satisface. Por eso nos agarramos al amor de nuestros padres, porque lo sentimos fuerte e incondicional y, de igual modo, cuando hay una quiebra en el amor de los padres se produce una herida muy profunda, que genera a menudo una inestabilidad afectiva notable.
El amor de los padres nos hace estar de pie aunque todo a nuestro alrededor se perciba como mentira y deslealtad. Quizás por ello el cuarto mandamiento sea "Honrarás a tus padres" y no "honrarás a tus hermanos, hijos o amigos".
El amor verdadero impulsa a dar la vida incluso más allá de la muerte. El amor se percibe más fuerte que la muerte. No somos un ser para la muerte, sino un ser para el amor, y por ello, para los otros. La conciencia de que el amor es capaz de superar la muerte ha provocado palabras muy hermosas, como estas de Quevedo:

Cerrar podrá mis ojos la postrera
sombra que me llevare el blanco día,
y podrá desatar esta alma mía
hora a su afán ansioso lisonjera:
mas no, de esotra parte, en la ribera,
dejará la memoria, en donde ardía:
nadar sabe mi llama la agua fría,
y perder el respeto a ley severa.
Alma a quien todo un dios prisión ha sido,
venas que humor a tanto fuego han dado,
medulas que han gloriosamente ardido,
su cuerpo dejará, no su cuidado;
serán ceniza, mas tendrá sentido;
polvo serán, mas polvo enamorado.


People you love don't never die, se oye en Leave her to heaven (1945). Amor notitia est, escribió San Gregorio, el amor conoce. El amor hace intuir la inmortalidad de la persona amada.